Y.L

© 2023 by EK. Proudly created with Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-flickr
  • Yanin Lorey

Blanco


Siempre pensé que mi relación con los demás era espléndida, casi única. Pensaba que esas eran las mejores relaciones que alguien podría tener, realmente me sentía super dichoso. Bueno porque en realidad, no sabia sobre mi diferencia con mi circulo de relaciones. Hasta que un adolescente me lo dijo... Me dijo: "Tú, eres blanco"

_ ¡Qué! _ Grite en mi sorpresa. Este chico está loco, pensé. Nosotros no somos blancos, somos negros como los condes y tuve ganas de morderlo. Aunque no podía verlo, pude sentir su magnitud. Sí, era jóven, astuto y sin miedos. Con solo pensarlo, me agarro de las alas. Me quede quieto, acechando sus palabras y sintiendo su fuerza interior, mientras me hablaba con miles de gestos callejeros de experiencias borrachas y de guitarras.

"Este chico me gustaba". Deje apoyar mis garras en su mano y trate de observarlo sin ojos. El jóven estaba alegre, nos habíamos entendido. Me soltó y me dejó volar.

Sorpresa aquel día fue siempre, y siempre supe donde estaría aquel jóven... No por su magnitud, sino por sus palabras, aquellas que me contaban que soy blanco...

Ahora, que significaba eso para mí, "blanco" ¿Que iban a decir de mí? ¿Debería pintarme, disfrazarme, esconderme? Mi naturaleza no me lo permitiría...

Quizás ya lo sabían , y me mentían. Quizás saben que soy blanco y me lo ocultaron. Entonces, descubrí que esas relaciones que yo consideraba únicas, no eran mejores que las relaciones que se tenían entre ellos mismos, entre sus semejantes. En fín, mi diferencia los hacía relacionarse mejor con sus iguales, y yo me descubrí solo, y diferente...

Es por eso, que desde aquel siempre, busco a mis semejantes. No creo ser una especie única en el mundo. Seguro que hay más murciélagos por allá, como yo, blancos. Mis semejantes... ¿dónde estarán?

Y me prendí al vuelo de la contemplación y seguí cuidando de aquel jóven que cambio mi destino por siempre...

#shortstories

9 views